sábado, octubre 09, 2004

La visita del fantasma

Toda la noche no conseguí cerrar los ojos o quizás estuve soñando que no podía dormir.Por el pasillo del dpto. escuchaba pasos de alguien que descalzo se paseaba.
Una rica fragancia a lavanda y a cigarrillo flotaba en el ambiente.
En mi radio, como a lo lejos percibía los acordes de un órgano de iglesia.
Por el espejo pude ver la silueta de una mujer esbelta rubia de tapado negro, que acariciaba y ordenaba mis plantas.
Que interesante e inesperada visita.
No tenia miedo, pues su presencia me producía regocijo.
Sigilosamente trate de encender la luz pero con la claridad de la noche apreciaba mejor al delicado espectro.
Toda la noche no conseguí cerrar los ojos o quizás estuve soñando que no podía dormir.Debo dejar de ver con entusiasmo las pinturas de Dalí y rezar por la que extraño.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estimado amigo, los fantasmas estan muertos ¿el objeto de tu insomnio lo esta tambien?
Pienso que no...y si lo sientes asi...sacale el titulo dudoso de espectro y llenalo de buenos recuerdos.