sábado, marzo 04, 2006

Mágica Búsqueda


La aventura de llegar a Sudamérica fue agotadora; no queria retornar rápidamente a Detroit después de tres días de estadía en Buenos Aires, acudiendo a ceremonias de la distinguida sociedad presumida de la época.
Por el sacrificado viaje merecía quedarse un tiempo más a pesar de la agenda completa y los nervios del representante…
Cuentan que la arquitectura del centro de Buenos Aires y la elegancia de las mujeres, le recordaba mucho a New York y que se aburrió con la música del Tango, pero le entusiasmó el sensual y sugestivo baile.
Después de entrevistarse con el Presidente De la Plaza, alguien se le acerco y en ingles le murmuro que había una ciudad del país en donde podía conseguir aquello que tanto deseaba.
Bajo las advertencias de su agente, emprendió viaje a dicha ciudad. Quería conseguir “the round one” (el redondo)…
Cuando llego a Santiago, le agrado su anonimato, caminar y mezclarse entre la población, aunque la blancura de su rostro y la impecable vestimenta delataba la importancia del foráneo.
Cuando un ilustrado periodista lo reconoció, se movilizo toda la ciudad, querían conocer de cerca al misterioso mago, al ilusionista y señor del escapismo.
Lo convencieron para un acto de presencia en un evento de beneficencia en el Centro de Enfermedades de Chagas; el guitarrista Andrés Chazarreta le dedico una chacarera, estaba vez, el visitante se entusiasmó con la música, pero del baile opino que era una pena no poder tocar la cintura de la compañera. Para los enfermos realizo un sencillo acto de prestidigitación con los naipes.
Probó con gusto las empanadas de Don Gabriel Ocón en un puesto del reciente Mercado Armonía. Se asombró del árbol en forma de botella, ubicado en la plaza Libertad, conocido como “Palo Borracho”.
Le manifestó al Dr. Antenor Álvarez, Gobernador en aquel momento, que se encontraba cómodo “en este sencillo y pequeño pueblo”. Pero quería “el redondo”.
Después de interpretar y deducir a quien se refería con el “round one”, sutilmente para no decepcionarlo, le informaron que era un animal prohibido, porque quedaban pocos.
Era conocida su pasión por los animales exóticos al punto de atesorar un zoológico privado, donde tenia iguanas, serpientes pitón, tortugas de pantano, erizos, lagartos, etc.
Harry se tuvo que conformar con tocar, un ejemplar embalsamado que se encontraba en el Museo de Ciencias Antropológicas y Naturales de la provincia.
A pesar de ello, se fue de Santiago con una sonrisa y siguió entusiasmado recorriendo la Argentina rompiendo su calendario de presentaciones, en busca de otras raras especies para su colección.
Según su diario personal descubierto en 1966, figura que se llevo a Estados Unidos: un Oso Hormiguero, tres Tapir, un Ñandú y una gran tristeza de no haber podido adquirir su pieza soñada: The Round One, el redondo… el Tatú Carreta.

4 comentarios:

Carlos Jumbo G. dijo...

Gracias por visitar y comentar en mi modesto espacio. Un cordial saludo desde Ecuador.

Suerte y felicitaciones por tu excelente blog.

SG dijo...

Que suerte que no probo la lengua a la vinagreta de gabriel ocon, porque si no ni su magia de escapismo podria salvarlo, y con respeto al animal autotono, tendria que haber visitado forres, ahi si que hay animales autoctonos.
besos

SG dijo...

Que suerte que no probo la lengua a la vinagreta de gabriel ocon, porque si no ni su magia de escapismo podria salvarlo, y con respeto al animal autoctono, tendria que haber visitado forres, ahi si que hay animales autoctonos.
besos

ZumBa dijo...

Bueno maestro...No sé como has llegado a mi blog pero gracias por dejar tu comentario...Me gusto mucho tu blog y ademas somos Santiagueños los dos no es así o por lo menos vivimos en el mismo lugar....Weno me gustaria que me des unos consejos pues soy nuevo en esto...Bueno yo te dejo mi mail abajo por cualquier cosa...c vemo!

rodolfo.santucho@gmail.com