jueves, junio 17, 2004

Ocurrencias

Hoy me desperté y descubrí que tengo una nueva manía... manía... ¿manía?... indagando por la web parece que lo mío no es manía como yo pensaba, la manía es otra cosa, lo que mi cabeza tiene se llama compulsiones; compulsiones por la comprobación o como mi hermano lo diría seriamente: “La enfermedad de la duda” o “trastorno obsesivo compulsivo”. Todos en nuestra existencia lo sufrimos en mayor o menor medida; yo estoy en el nivel moderado, la de hoy (la nueva) es constatar sí mi perfume preferido (el cual lo adquirí con sacrificio) esta bien tapado, solo lo fui a ver dos veces.
¡Bienvenida a mi vida inédita e insólita compulsión! te incorporas a las siguientes:
- Lavarme las manos luego de manipular dinero.
- Levantarme de la cama para comprobar si los grifos del agua están bien cerrados o la llave de la puerta de entrada de mi departamento.
- Contemplarme varias veces en el espejo al estilo del mitológico Narciso, no por vanidoso ni petulante, solo para verificar que no se me advierta ningún “moquito” en la nariz; es la peor vergüenza que pasaría si ello ocurre delante de la gente.
- Abrir la billetera para confirmar que todo esta en su sitio y que ninguna anotación, billete o moneda salió a caminar.
- Miedo a no hablar con precisión.
- Antes de acostarme por la noche, levantar las sabanas y comprobar que no este durmiendo dulcemente alguna arañita o cucaracha.
- De igual manera con mis calzados.
- Antes de marcharme al trabajo o a la calle, comprobar que mis prendas no tengan olor a humedad o a comida.
- Lo mismo con mi cabello enrulado con el agregado que no este impregnado con ese asqueroso aroma del cigarrillo de terceros (no fumo).
Soy consciente de lo absurdo de mis preocupaciones, no tienen sentido pero si no realizo las comprobaciones ante estas estúpidas dudas, me crea malestar.
Bueno, ok, listo redacte bastante hoy, tengo que irme siento una fragancia en la atmósfera de mi “Carolina Herrera”, probablemente le falta dar una vuelta mas a la tapa del envase; voy a cerrarla de modo ¡resistente!.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó leer tu blog, me pareció original la idea de expresarse así, de exteriorizar los sentimientos.Es una forma de descarga y de toma de conciencia para uno mismo, creo, no?
MARU MARU

Anónimo dijo...

La idea es esta: paradogicamente que la idea es buena, hay pocas cosas que "descarguen" como la escritura, y toda escritura es social (inclusive Kafka deseaba ser desobedecido ante la quema de sus escritos), ademas de ser el unico arte exclusivamente humano (la pintura y la musica son tambien de los "otros" animales). Las cosas que dices son muy convincentes y sabemos que todo aquello que suene convincente parece arrimarse peligrosamente a la verdad (aunque no a la realidad, que es mucho mas amplia y fuera del alcance humano), aunque con mucho tino afirmas que no te interesa ello, "no persigues la logica", así que no me queda mas que felicitarte por este buen recurso. Procuraré ser un asiduo visitante de tu blog. Nos vemos che!.
RODRIGO