viernes, abril 08, 2005

¿Apocalipsis?

Estoy un poco cansado de lo que se debate en la calle, en los programas de tv y en las secciones amarillistas de los diarios y revistas sobre las afamadas centurias de Nostradamus y las profecías de Malaquias: que ahora asume un Papa bueno y después viene el supuesto Papa negro, el antipapa. Y a partir de allí la destrucción, el fin de los tiempos, la hecatombe.
Lo único que forman es una insólita psicosis entre la gente susceptible.
En cambio yo tengo dramas más pequeños con mis propias profecías personales que no me dan tiempo de pensar en el supuesto desenlace del mundo que años atrás presagiaron mortales como nosotros, sin sostén científico de nada.
Tengo que pagar los impuestos y servicios del departamento, abonar las tarjetas de crédito con sus novedosos y tramposos “planes de pagos fácil” y el sueldo que cada vez esta mas reducido a comparación del aumento de los precios; que Gastón no se vaya a enfermar en estos días frescos, que no me duerma para poder llegar a horario al trabajo, que la ropa este planchada y limpia sin olor a humedad, que mi jefa este de buen humor para poder trabajar en un clima agradable.
Me gustaría pensar en esos graves dilemas existenciales que hoy están de moda, pero si me quedo tildado y maquinando sobre el hipotético escaso tiempo que nos queda, me corren del trabajo… y si no trabajo, no me sustento. Lo demás es palabrería.

7 comentarios:

shamballa dijo...

jajaja coincido contigo mis profesias personaLes me dejaran tb en La caLLe, tarjetas de credito una mudanza en puerta, rentas, etc...
por Lo de Las profesias respcto aL papa, bueno como profesias son interpretabLes, yo me imagino que se puede terminar La igLesia como taL... y si lo de la psicosis es tremendo, si no se termina eL mundo por destino, La gente misma se Lo puede terminar.

Phinx dijo...

Comparto la misma opinión que tu, la prensa sensacionalista se encarga de auspiciar la idea de un papa negro sembrando el desconcierto en la gente; y tenemos cosas peores que el Apocalipsis con que lidiar, porque al menos yo, tengo un cataclismo distinto todas las semanas.
Saludos.

Magda dijo...

Hola Hernán, me dio gusto saludarte, hacía meses que no sabia de ti, aunque tu si de mi ya que me venía a dar mis vueltas.

Te dejo un abrazo, espero no nos perdamos ya de vista :)

Maru dijo...

Cuanto hacvia que no te leia amigazo mio!! Y es tal cual lo expresas, lo cotidianoi de nuestras vidas hace que ni nos preocupemos por el mas alla, no tan palpable.POr mi vida corren dias bastante jodidos, como si tuviera que estar sorteando obstaculos para llegar al gran premio.Como si tuviera que estar a prueba continuamente.Eso hace que lo urgente tal vez no deje espacio para lo importante.Besos.

Apuntes de un loco dijo...

Hernan, tus palabras y de los demas opinologos (como yo) son una manifestacion de la enfermedad occidental por definicion; la falta de espiritualidad que nos condena a estar siempre hundidos en la vida cotidiana y no tener una vision trascendente.
Estamos como ocupados en lo menor y asi hacemos de nuestra vidas "parentesis" entre la llegada de una factura y otra, espacios entre una que otra obligacion...
M.

Nico dijo...

el papa facho esta entre nosotros.

Magda dijo...

Hernán, muchas gracias por todo.

Espero vernos pronto por aquí.

Un gran abrazo.