jueves, junio 21, 2007

El reto


“La riqueza conseguida sin esfuerzo arruina la capacidad de los inteligentes y agrava la estupidez de los mas torpes”
(Proverbio Chino)

En La Banda, hace algunos años, un señor de apellido C. disponía de gran fortuna, era un reconocido joyero con una sencillez material y una capacidad intelectual radiante.
Tenia tres hijos a los cuales no les hacia carecer de nada; todo era comodidad y abundancia. Inocente error que cometió, a modo de llenar el amargo vacío de la extinta madre.
El mayor de los hijos era rebelde; el segundo siempre relajado en la cama y el menor marchaba para libertino.
Este angustiado padre no sabía el proceder para con sus holgazanes hijos; cuando en una desvelada noche de calor, una idea le surgio.
A la siguiente mañana reunió a sus hijos y elevando la voz, los sentenció: “Les daré la mitad de mi riqueza, si me resuelven una tarea; cuya investigación y estudio me tomó un poco mas de una semana; espero que ustedes achiquen mi marca: pues el desafío es sencillo y consiste en aprender las capitales de todos los países de mundo… mientras, en esta casa se impone austeridad”.
Sellado el pacto con los hijos, aguardo con incertidumbre.
Fue tal la preocupación de los mismos por no disponer de sus deleites materiales, que no solo cumplieron el objetivo, sino que menester a la provocación del padre cada uno accidentalmente descubrió su vocación:
El mayor investigando los distintos países, le impacto Italia y se compenetro en el aspecto histórico; sus pueblos antiguos, el Imperio Romano, sus costumbres y sobre todo el Derecho; se inclinó por estudiar Leyes.
El segundo hijo también realizo la prueba encomendada por su padre, examinó por completo los países y quedo fascinado con Alemania al descubrirla en los libros; le cautivo las ideas pesimistas de sus pensadores y se volcó por la filosofía.
El desafío también fue cumplido por el hijo menor, mientras aprendía con cuidado las capitales, le atrajo sensiblemente el territorio Africano, sobre todo los animales exóticos y la indigencia de su gente…
En la actualidad, tres décadas después…
Goza de buen prestigio el bufete “Dr. Joaquín C. y Asoc.” del hijo mayor.
El segundo hijo, el profesor Renato C. esta por lanzar su cuarto ensayo “Una Filosofía Desilusionada”.
Y la Fundación Ecológica del veterinario Benjamín C. establecida en diversos países esta recibiendo jugosas donaciones y es escuchada por los gobiernos…
Rodeado por los tres hijos, el padre moribundo se encuentra en su lecho, con un inmenso orgullo, contemplando a sus hijos que son padres y destacados profesionales pero sobre todo buenas personas. Y que gracias al inocente y sabio desafío que les impuso hace años: Ellos descubrieron el camino para construirse un futuro y no quedarse estancados en la indolencia y la codicia.En cuanto a la recompensa…
Fue rechazada por ellos, al considerar que el mejor premio fue la lección y el simple “reto” del padre, que les cambio vida.

4 comentarios:

vic dijo...

Cuantos deberian tener un "reto",mi querido H,nos haria ver cuanto mas que la riqueza material tenemos.Es esta una version aggiornada de El Rey Lear aunque solo con personajes masculinos?o una version mas de El labrador y sus hijos(de Esopo)Seras vos alguno de los protagonistas?Continua escribiendo,tu redaccion es mas que excelente.

sg dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
virgi dijo...

Hernan! si en la realidad seria asi... la vida seria complemtamente distinta . en la vida hay que saber ganarcelas ,al que quiere celeste que le cueste,no todo en la vida es color de rosas. BEsItOs

Anónimo dijo...

Quienes son? aunque mas o menos una idea tengo... un abrazo, bien relatado me gusta como lo haces como cuentito. BOCHA SUAREZ