domingo, marzo 08, 2009

Gabriela en el jardín de infantes

“La mujer desde pequeña sabe cómo dejar a un hombre trastornado todo el día, con tan solo una sonrisa”.
(Ariel Rodríguez Torressi)
Dicen los sensibles que “El primer amor nunca se olvida”…
Salí entusiasmado al recreo con mi mochila de tela; adentro llevaba un regalo que había preparado especialmente para alguien.
Envuelta con un pañuelo, tenia una porción de pasta frola casera de mi abuela.
A mi atracción la tenia que buscar en su lugar preferido: las hamacas; ahí estaba con su remera blanca, vestidito verde del uniforme y su cabello negro recogido por una cinta rosa.
Me miro con su tierna sonrisa y sin decirnos nada en un impulso automático comenzamos a jugar a la pilladita…
Corriendo fuimos hasta el mástil, y cuando nadie nos vio comencé tímidamente a darle besitos en la manito.
Cuando notamos que nos miraban, disimulamos soltándonos las manos y agitamos los dedos jugueteando al piano loco.
Ella fue, quien por primera vez en mi vida me hizo sentir aquellos cosquilleos, mis primeras sonrisas vergonzosas, la seducción, el despertar infantil hacia el otro sexo; ella había hurtado mi corazón y solo para ella era mi dulce regalo.
- Toma, es para vos - le dije, y espere ansioso en recibir una linda expresión de agradecimiento; porque había sacrificando mi comidita de la jornada, para demostrarle mi cariño. Pero mientras guardaba la pasta frola en su mochila blanca junto a dos paquetes de galletas, me dijo – ¡¿Otro mas?!... Nacho y Miguel me trajeron otros regalitos para comer –
 Sentí ganas de llorar, un nudo en la garganta; ¿mi primera desilusión sentimental?...
- No tengo moneditas, para traerte algo del kiosco, mi abuelita las hace - le dije murmurando...
Arreglo delicadamente sus ofrendas y con una bella mueca de su boquita, me dijo: - Pero, tu regalo es el más rico - y me dio un ruidoso beso.
Fue el momento más hermoso de mis seis años, que recuerdo…
Rastros, allá a lo lejos, de la simplicidad de una inocente infancia, imposible de adaptar a nuestras edades de hoy.

9 comentarios:

Memo dijo...

Felicitaciones. Un texto lleno de ternura.

Linkin-Alex dijo...

Muy buena narración chango!

Muy tierna

sg dijo...

muy tierno el relato amigo, me hizo acordar a mi hijo juanchi que me robaba moneditas para comprarle gaseosa a la chica del que esta enamorado. besos. silvina

Anónimo dijo...

el primer amor no se olvida, y al no posible tampoco, denos una oportunidad de conocernos, no nos neguemos al amor, solo soy un fantasma que ronda tu vida yo te veo y tu????, lejos pero cerca a la vez.....

Anónimo dijo...

Es de Arielito Rodriguez Torressi (...)o tuyo Hernan?

Anónimo dijo...

rodriguez torressi es escritor

Anónimo dijo...

rodriguez torressi es escritor? o que? alguien que me saque de la duda

Hernán dijo...

Es una frase mía, es un juego, en casi todos los post les hago decir a mis amistades frases inventadas… Rodríguez Torressi es un amigo, no es un escritor.

Anónimo dijo...

Te felicito hernan! Admirable tu redacción, capturo mi atención desde principio a fin. Estuve leyendo un par. Están muy buenos! Aplaudo tu don.. Este cuento me encanto :') Oriana.