viernes, diciembre 12, 2008

Incompatibilidad de caracteres

“Por algo, Dios y el Diablo son solteros”
Emilio Díaz Silva
El dijo: - es imposible la convivencia – ella agacho la cabeza, asintiendo en silencio.
El juez sentencio: - advirtiendo que hay consentimiento de las partes, procedan.
Entonces el hombre se levanto y llevo a la mujer a lo profundo y oscuro del bosque, a una zona donde habitan los leones y lobos más feroces. La ató a un árbol de “manzano”, la beso y la dejo abandonada.
Al día siguiente regreso y recogió las osamentas de su cónyuge.
Y esa noche, en la soledad de su hogar, con una piedra trituró los huesos en un mortero hasta convertidos en una espesa crema gris.
Después mezclo la crema con barro, y moldeo hasta obtener un pequeño arco que deposito junto al fuego para que se oreará.
Mas tarde, tomo un cuchillo y suavemente se abrió el pecho a un costado del esternón. Recogió su artesanía que ya estaba seca, y lentamente la introdujo por la herida, haciendo que ocupara el lugar de su faltante costilla.
A la mañana temprano, pensando que al fin se había divorciado de su primera mujer… Adán sonriente salio a recorrer bosque.

3 comentarios:

sg dijo...

Me gusto este breve cuento y jamas me hubiese imaginado ese final, y que sencillo y tetrico a la vez, si asi uno pudiera deshacerse de sus ex, creo que nos sobrarian las costillas jajajajaa, besos. silvi

---+*-*-MoNiCa-*-*+--- dijo...

que machista!

andres fernandez dijo...

Sorprendente,
Felicitaciones, excelente y muy acertado
Por algo el diablo y Dios son solteros