lunes, diciembre 15, 2008

La Amaru Salinakuy

“El placer no es sino la felicidad de una parte del cuerpo”
Joseph Joubert
Los lugareños de Villa Atamisqui me comentaron sobre una rara y desconocida culebra que habita en la espesura del monte de la zona. Que por las noches se introduce en los ranchos buscando a solitarias campesinas.
Se desliza eróticamente entre sus piernas y las accede con delicadeza.
La mujer se entrega sin poder evitar la rápida y eficaz penetración del lascivo ofidio.
Les hace el amor provocando un maravilloso y firme espasmo.
Terminado el encantador acto sexual, sale de nuevo al monte y se encorva entre la vegetación esperando la siguiente noche.
Tuve el atrevimiento de bautizarla en quichua…
¡Me olvidaba!… por suerte para las mujeres, la culebra es estéril.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Vic dice:Cuantas de esta especie hay hoy en dia.No sólo en Atamisqui,este tipo de culebra...."anda por todos laos"

sg dijo...

jajajajaja que ocurrencia no me digas que voy a tener que ir a villa atamisqui a buscar a la amaru salinakuy para sentir un poco de placer, capaz que cuando la encuentre me diga no vos no sos de la villa yo solo penetro a las lugareñas, jajajajaja, si cuando llueve sopa yo estoy con tenedor, muy ocurrente, besos. silvina

Maykel dijo...

Hay una tradición en mi país: otra culebra -un majá- que va a beberse los pechos de las madres campesinas. Y para que el bebé no las delate, pues le dan a chupar el extremo de su cola.
Astucia de sierpes. La de mi historia es una tramposa, la tuya, una bienhechora.
Un abrazo.